Aubree

Aubree Jeanne

Aubree is the owner and operator of Rumisol.  She is a certified RYT 200 Hatha Vinyasa Yoga instructor with Yoga Alliance, and a Chopra Center certified instructor for primordial sound meditations.  Aubree is also a senior instructor at the Yoga Institute Samay in Guayaquil.

“My journey with yoga began in college, in 2008. I was an avid cyclist, runner, and snowboarding looking for ways to stretch my body. My personality type is naturally high energy so at this time in my life yoga didn’t quite stick. Later on I eventually found yoga again. This time I was introduced to the practice by a roommate who was a Yogini herself, she brought yoga back into my life. However, it wasn’t until I really began to practice on my own that I discovered yoga was a way for me to slow down. Yoga brought connection into my life. Yoga lead me down the path to self-acceptance and it aided in my personal awareness. It gave me a life line to the present moment. Today my yoga practice is what brings balance to my life.

I teach Hatha and Vinyasa Flow classes. I love to bring a sense of humor into the classroom and my biggest joy is seeing students uncover their hidden potential. Alignment and breath are big focuses in my classes, as well as variations. I’m a big believer in owning and learning your own body. I adore props such as blocks, straps, or the wall; you name it! I love to help guide students into the perfect Asana for their body.”

Estefania

IMG-20181212-WA0015

“Mi experiencia en yoga comenzó justo después de pasar mi embarazo, soy bailarina contemporánea, por lo que el estudio y el manejo del cuerpo son muy importantes para mí. Conocí el yoga gracias a un profesor de danza de mi facultad, el solía entrenarnos a través de secuencias y algunas posturas. Estuve algún tiempo sin moverme y sin realizar ninguna actividad física luego de ser mamá, por lo que empecé a practicar en casa, no conocía muchas posturas, ni los nombres, ni mucho menos la filosofía yogui. Investigué en internet, conseguí algunos libros, y con esa información empecé mi camino en el yoga. Poco a poco, he logrado descubrir las enseñanzas y los beneficios, no solo físicos, sino mentales, emocionales y espirituales.

El yoga más allá de ayudarme a entrenar mi cuerpo, ha sido una forma de autoconocimiento que me ha permitido experimentar una vida completamente diferente de la que tenía hace unos dos años. Me ha enseñado a quererme, a mirar todo desde diferentes perspectivas, a querer descubrirme y me ha motivado a ayudar a los demás. Creo que esta experiencia está recién comenzando, y que las enseñanzas y beneficios seguirán apareciendo con el fluir de la práctica.”

Olesya

IMG-20181212-WA0016.jpg

“Llegué por primera vez a una clase de Vinyasa en 2012 cuando estaba estudiando en Nueva York. Me sorprendió cómo la clase se convirtió para mí en una combinación perfecta de todo lo que mi cuerpo y mi mente necesitaban. A partir de esa primera experiencia con el yoga, poco a poco me convertí en un practicante de yoga regular que no se perdería un día de clases. Un día, mi maestra me dijo que debería completar la capacitación de mi maestro para enriquecer mi práctica personal.

Completé mi programa de certificación de 250 horas en Dnyana Yoga en Filadelfia, EE. UU. en 2015, y poco después empecé a impartir clases de donación para apoyar las iniciativas de divulgación en Raja Yoga Filadelfia. Ese también fue el momento en que comencé a practicar Ashtanga y me convertí en un Ashtangi entusiasta durante aproximadamente un año. Como una persona de gran energía, siempre disfruté de una fuerte práctica vigorosa de yoga. Mi profesor solía decir: “la práctica vigorosa ayuda a algunas personas a prepararse mejor para una práctica de meditación, ya que cuando liberan parte de su energía excesiva pueden meditar en tranquilidad y paz”.

Cuando en 2016 la vida y el trabajo me trajeron a Praga, República Checa, tuve que atravesar una crisis personal de yoga, ya que no pude encontrar un estudio para practicar Ashtanga matutino. Fue entonces cuando desarrollé mi práctica personal en casa y creo que fue lo mejor que me pasó como yogui. El yoga nos enseña mucho sobre autodisciplina y cómo puede transformar nuestras vidas, y realmente creo que uno solo puede crecer en yoga cuando su práctica se convierte en una rutina diaria. La coherencia en la práctica permite a un practicante experimentar diferentes “fluctuaciones de la mente”, y trabajar en cesarlas para poder continuar con la práctica.
En diciembre de 2017 dejé mi trabajo de oficina en Europa y me fui a Sudamérica para viajar y dedicarme a la enseñanza de yoga. Estoy muy feliz de estar en Cuenca y me siento muy emocionada de compartir mi amor por el yoga con los estudiantes de Rumisol. Me gustaría ofrecer una práctica divertida pero desafiante para ayudar a los estudiantes a desarrollar fortaleza y confianza. Como bailarina en el pasado, también me gusta mantener mis secuencias “fluidas”, y me encanta agregarle algo de “sazón”, ¡así nunca te aburrirás!”

Veronica

Veronica Cobo

Tuve mi primera experiencia con el yoga en el año 2005 cuando mi mamá me llevó a una clase de Hatha, pero en esa época practicaba únicamente deportes de alto impacto y no me gustó porque me pareció muy suave. Años después, cuando Aubree estaba por abrir RumiSol, me invitó a sus clases y me gustaron mucho ya que eran más fluidas y tenían un nivel de dificultad alto ya que la flexibilidad para mi siempre ha sido un reto; al mismo tiempo sentí que se complementaba muy bien con mi entrenamiento de ciclismo y me ayudaba a ganar fuerza, equilibrio y me permitía trabajar distintas zonas de mi cuerpo.

Dejé de practicar un tiempo ya que fui a vivir a México, pero luego continué con mi práctica desde mi casa y esto me permitió conocer el Ashtanga yoga y el yoga restaurativo que son prácticas que se complementan ya que la primera es muy exigente y la segunda permite relajarnos mientras realizamos posturas; ambas prácticas me ayudaron a tomar mayor conciencia de mi cuerpo y mente y de que está bien llevar el cuerpo a sus límites pero también se le puede dar un descanso a través de la práctica.

Un año después decidí realizar mi profesorado de Hatha y Ashtanga avalado por Yoga Alliance en la escuela Yoga Loto Rojo (RYS 300) en Ciudad de México, teniendo el primero un enfoque en el estilo del maestro Iyengar que permite ajustar las posturas según las características de los alumnos mediante el uso de accesorios. Es un honor para mí continuar en la primera escuela que me enseñó los beneficios del yoga y mi intención es ayudar a mis alumnos a que puedan avanzar en su práctica desde una compresión integral del yoga.

Anali

IMG-20190103-WA0007.jpg

“Saqué mi certificación 200 YTT en Agosto del 2016 en Hatha Yoga con Stefan Camilleri. Llevo mas de dos años enseñando yoga y ha sido una experiencia increíble.

Desde mi práctica personal, he logrado ver como mi cuerpo se vuelve más fuerte y mi mente más tranquila. El yoga me ha ayudado sobre todo a volverme una persona más paciente conmigo mismo y con los demás.

Desde la enseñanza, es muy gratificante ver la ayuda y el aporte a la sociedad que puedo brindar a través del yoga, a través de enseñarles a mis alumnos a escuchar a sus cuerpos, a respetar sus ritmos y que en clases no están en competencia con nadie.

A más de ser instructora de Hatha Yoga doy clases de meditación y soy Maestra Reiki. Trabajo también con aceites esenciales, gemoterapia y el Tarot.”

Ludwig

IMG-20181212-WA0004.jpg

Desde temprana edad, fui emprendiendo habilidades en distintas disciplinas escalada, surf, básquet, tenis, entre otros, los cuáles con el tiempo fueron ya luego cambiando de gusto y rutinas a medida que viajaba y cambiaba de provincia al mudarme durante la adolescencia

No fue sino un par de años luego de vivir en Caracas, la capital, a principios del 2011, cuando mi hermana menor me invitó a un grupo de capacitadores para distintas disciplinas funcionales, las cuales al paso de las semanas fui acogiendo, conociendo y enamorando de dichas prácticas. Un año después de estudio y entrenamiento obtuve mi primera certificación en conocimiento dé movimientos funcionales, Pilates y Barré, perteneciendo al equipo de instructores de capacitación Evolution Energy.

A medida que pasaba los meses ví como el equipo de instructores tenían encuentros con instructores de distintas áreas deportivas, teniendo charlas, forum informativos, clínicas e intercambio de distintas prácticas deportivas. Tres años después a mediados de verano, obtuve mi segunda certificación como instructor en TRX, kettlebell, y stretching, teniendo luego la oportunidad de poder ser participe y ponente en varios de los encuentros realizados en distintas ciudades, un par de meses después  me mudé fuera de la capital, a las ciudades del interior y volví a ofrecer mis servicios como instructor en otro estudio de la misma franquicia una vez conocida en Capital, donde pude dar clases y entrenar durante los próximos cuatro años siguientes, hasta mediados del año cursantes, cuando agosto, arribo por primera vez a la ciudad de Cuenca, solo luego de dos meses en la ciudad conocí Aubree, comentándome sobre RumiSol, un lugar donde la conexión espiritual, la calidez de las personas qué conoces al llegar y la práctica hace con el tiempo el equilibrio perfecto entre cuerpo y mente.”